49780bed510cf5bf4fae61bc54803710.jpg
23b8c2184a3761fe73eb045a638b5553.jpg
49b0f16d75f336efd33d764b1ed4e070.jpg
8fec775ceb3531f5a96efee7fa358c00.jpg
b206aef6ab406012a8ac8ec3d5180f8f.jpg
8eaeea09d1fad2b709151d0c0752eb8f.jpg
bf06932cf8776ed4c5d8e7df556bab5e.jpg
203c3515f43de2896802810638d83f16.jpg
4a35cf6dedb3d1c588ffb750151e73ce.jpg
f814dc63bf3485dd8349b21ed87ce9b6.jpg
644742cd41101853958a3aa753f3fe6e.jpg
129b3e21aa84bc58f7fe336116d68187.jpg
723ca0d4171208bbbe4b409c6c3d9b49.jpg
58bf4cd65c1019dfb632bdb193131c71.jpg
6ff9c2db21a758124f68518af7e890f6.jpg
3b2774c420206f92a0810f9abc9fa03a.jpg

Artículos

El Río Guadalquivir

Desde su entrada por la localidad de Villa del Río hasta el municipio de Villafranca de Córdoba, el río Guadalquivir constituye, durante algo más de 50 km de cauce, el eje vertebral de la comarca del Alto Guadalquivir.

Parte de su recorrido se usó durante la historia, como vía de comunicación entre Cádiz y Roma para transportar vino y aceite, principalmente. Además, la energía del agua era aprovechada para moler el grano, como ponen de manifiesto la cantidad de aceñas y molinos que se conservan hoy día por esta zona.

Su carácter fluvial configura tres acusados meandros a su paso por Villa del Río, Pedro Abad y Montoro (éste último declarado Monumento Natural). Junto a él, una red de ríos y arroyos como el Yeguas, Arenoso, Martín Gonzalo, Corcomé, Varas, Tamujoso y Matapuercas, entre otros, generan auténticos corredores naturales.

Álamos blancos, chopos, olmos, sauces y fresnos se mezclan con tarajes, eneas, carrizos y mimbreras (utilizadas antaño para la elaboración de cestas y muebles ligeros de mimbre) dando refugio a multitud de especies como garzas reales e imperiales, variedad de patos, avetorrillos, calamones, nutrias, galápagos, barbos, carpas, bogas, percas, etc.

Numerosos embalses regulan su cauce: el Salto de Pedro Abad y El Carpio (declarado Bien de Interés Cultural), el Yeguas (enclavado en el Parque Natural de Cardeña-Montoro), el Martín Gonzalo (abastece de agua potable a todos los municipios del Alto Guadalquivir) y el Arenoso, en Montoro, el Salto de Villafranca de Córdoba y el Guadalmellato en Adamuz. En ellos se pueden realizar multitud de actividades como piragüismo, pesca, navegación, baño y sobre todo, poder disfrutar de la naturaleza.