49780bed510cf5bf4fae61bc54803710.jpg
23b8c2184a3761fe73eb045a638b5553.jpg
49b0f16d75f336efd33d764b1ed4e070.jpg
8fec775ceb3531f5a96efee7fa358c00.jpg
b206aef6ab406012a8ac8ec3d5180f8f.jpg
8eaeea09d1fad2b709151d0c0752eb8f.jpg
bf06932cf8776ed4c5d8e7df556bab5e.jpg
203c3515f43de2896802810638d83f16.jpg
4a35cf6dedb3d1c588ffb750151e73ce.jpg
f814dc63bf3485dd8349b21ed87ce9b6.jpg
644742cd41101853958a3aa753f3fe6e.jpg
129b3e21aa84bc58f7fe336116d68187.jpg
723ca0d4171208bbbe4b409c6c3d9b49.jpg
58bf4cd65c1019dfb632bdb193131c71.jpg
6ff9c2db21a758124f68518af7e890f6.jpg
3b2774c420206f92a0810f9abc9fa03a.jpg

8 razones

1. Nuestra historia.
El río Guadalquivir y su cuenca fecunda y fértil, es el motivo por el cual esta tierra ha sido receptora de numerosas civilizaciones, atraídas por sus innumerables recursos y por la posibilidad de usar su cauce como medio de comunicación.

Numerosos asentamientos y huellas de los distintos pueblos que pasaron por estas tierras a lo largo de la historia, son la base de nuestros municipios. Así, del Neolítico tenemos la cueva del Cañaveralejo en Adamuz, el Puente Romano de Villa del Río, como muestra del esplendor de esta cultura o la presencia de aljibes y edificaciones fortificadas como la Alcazaba de Bujalance, de época musulmana.

Con la Reconquista se sentaron las bases políticas, económicas y culturales de lo que hoy son nuestros pueblos. Torres como la de Garci Méndez, en El Carpio, y la Torre del Homenaje, del Castillo de Cañete de las Torres, ambas en buen estado de conservación.

Del siglo XVIII, están las Tercias de Montoro y Cañete de las Torres, que recuerdan el poder de la Iglesia y la existencia de una fuerte economía basada en la agricultura. Además, existen numerosas iglesias y casas señoriales repartidas por toda la comarca.

Ya en el siglo XX, se construyen los puentes de Villafranca de Córdoba y Villa del Río para ampliar las comunicaciones entre la sierra, la vega y la campiña.

Conocer la historia de nuestros pueblos nos ayuda a entender nuestro presente y desarrollar mejor nuestro futuro.

2. Naturaleza y biodiversidad.
La comarca cordobesa del Alto Guadalquivir ofrece un amplio abanico de oportunidades para disfrutar de la naturaleza. Sierra Morena, pinares de repoblación, bosque mediterráneo, amplias dehesas, Parque Natural Sierra de Cardeña y Montoro, son refugio del lince ibérico y cobijo natural de lobos.

Gracias a este variado paisaje, con el río Guadalquivir como eje vertebrador, pueden realizarse actividades como senderismo, cicloturismo, rutas a caballo, piragüismo, escalada, vela, entre otras.

3. El aceite de oliva y la salud.
La fuente económica principal de nuestra comarca radica en la producción de aceite de oliva, contando con distintas variedades como la autóctona nevadillo negro y la picual, que han dado lugar a la Denominación de Aceite de Oliva Virgen Extra Montoro-Adamuz. Dicho aceite es una fuente natural de salud, gracias a su alto contenido en polifenoles, antioxidantes naturales y vitamina E.

Está ligado a la salud y belleza, no sólo apreciado por su valor gastronómico sino también por sus propiedades curativas y nutricionales. Presenta un papel preventivo sobre las enfermedades crónicas y resulta beneficioso para el aparato digestivo, circulatorio, piel, sistema endocrino, cáncer, etc. Estas propiedades hacen del aceite el eje principal de la dieta mediterránea.

4. Arte y compás.
La comarca es cuna de grandes artistas de ámbito nacional, destacando pintores como Blas Moyano, Pedro Bueno, Ginés Liébana, Antonio Rodríguez Luna o Rodrigo Prieto Rojas, cuyas obras podemos disfrutar en los distintos museos del Alto Guadalquivir.

Las manifestaciones artísticas están presentes hoy día en las calles de nuestros pueblos. Prueba de ello son las jornadas de intervención artística en el entorno natural y urbano (Scarpia), en El Carpio, la celebración de festivales de cultura urbana (VDR JAM), en Villa del Río, o festivales musicales como Cañeteando, en Cañete de las Torres.

No  podemos pasar por alto la importancia del mundo del toro en nuestra comarca. Prueba de ello son la histórica Plaza de Toros de Montoro o el museo dedicado a Manolete, en Villa del Río. Vinculados a esta temática, cabe destacar al villarrense Matías Prats, periodista que retransmitió multitud de eventos taurinos y los toreros Antonio José Galán y Agustín Castellano “el Puri”, ambos de la localidad de Bujalance, así como Juan Antonio Cervera, de Montoro.

El binomio perfecto entre arte y compás lo encontramos en el flamenco. En nuestra comarca existe un gran elenco de cantaores, como Antonio Haya “el Jaro”, Juan Antonio Camino, Cantizano o Manuel Gavilán “Gavilán Hijo”, entre muchos otros. Esta cultura tan arraigada en nuestra tierra, se puede disfrutar en las típicas peñas flamencas de la comarca, acompañada de cante, vino y compás.

5. Especies protegidas.
La diversidad de parajes naturales, bosque mediterráneo, campiña y bosque de ribera, ofrecen hábitat a multitud de especies como el lobo, la nutria, el águila real, los buitres negro y leonado, la cigüeña negra, y especialmente, el lince ibérico, el águila imperial ibérica y la avutarda, especies prácticamente desaparecidas en toda Andalucía.

6. Ecoturismo y sostenibilidad.
La gran variedad paisajística y biodiversidad de nuestra comarca permite la realización de actividades de ocio sostenible como el avistamiento de aves, fotografía, micología, pesca deportiva, paseos en kayak, bicicleta de montaña, escalada, oleoturismo, rutas temáticas, etc., existiendo cada vez un número mayor de propuestas que permiten mantener un contacto directo con la naturaleza, respetándola y viviendo experiencias únicas.

Este atractivo natural se fortalece gracias a las medidas de sostenibilidad que se vienen desarrollando en nuestro ámbito, con el fin de que tanto visitantes como residentes, podamos disfrutar de nuestro territorio y de una mayor calidad de vida. Entre estas medidas, se llevan a cabo campañas de sensibilización y educación de la ciudadanía para el uso sostenible de recursos, información en colegios, conocimiento de nuestro entorno, campañas de reciclaje, etc.

La firme apuesta por la implantación de energías renovables, ha supuesto un paso notable en lo relativo a sostenibilidad de nuestra comarca. Tenemos una gran capacidad para el desarrollo de sistemas energéticos respetuosos con nuestro medio ambiente, viendo como en los últimos años se han implantado, con notable éxito, instalaciones para el aprovechamiento de la energía solar y la biomasa.

7. Observación de estrellas (Starlight).
Los destinos turísticos Starlight son lugares que poseen excelentes cualidades para la contemplación de los cielos estrellados y la realización de actividades turísticas.

La comarca cordobesa del Alto Guadalquivir reúne las condiciones idóneas para la práctica de la observación del firmamento, donde disfrutar de unas noches maravillosas e interpretar el cielo estrellado en los lugares más interesantes de la sierra y la campiña.

8. Arquitectura del Sol.
Original y novedoso producto turístico en el municipio de Bujalance, fruto de la iniciativa privada y el apoyo de la administración pública y asociaciones culturales que, desde su creación, forma parte de la agenda de muchos de los amantes del “turismo de interior”.

Su singularidad radica en las sorprendentes claves astronómicas que esconden las iglesias de La Asunción, de San Francisco y de San Juan de Dios. Según esta teoría, estos templos se construyeron con una intención mística, cuyo protagonista es el sol, orientando al nacimiento o al ocaso del astro, a su santo titular (orientación por advocación). Este “milagro de la luz” se puede apreciar el día de la onomástica del santo titular de dichas edificaciones, correspondiente al calendario Juliano del siglo XVI.